Category

Japón

Category

Termina una etapa en este viaje, y es momento de hacer balance de la primera ciudad que nos sirvió como centro de operaciones para realizar la visita, Tokyo. Realizar un planning de 2 días completos y una mañana extra para visitar una ciudad con tanto que ofrecer como la capital de Japón es difícil, pero ni mucho menos imposible, aunque inevitablemente tocará prescindir de algunos lugares y centrarse en lo que nos parece más importante.

Al ponernos delante de un mapa, seguramente nos parezca que es una ciudad casi inabarcable y si comenzamos a poner chinchetas o marcas en los puntos que nos interesa visitar, rápidamente parecerá que tiene la varicela y nos desbordaremos antes si quiera de plantearnos el primer día.

Se iban terminando nuestras horas en Tokyo, ese día tocaba abandonar la capital para poner rumbo a Osaka, aunque tendríamos toda la mañana para realizar algunas visitas que se nos habían quedado en el tintero. Nos levantamos sobre las 8 de la mañana y dejamos las maletas en la consigna del hotel para recogerlas a la vuelta, nuestro tren saldría sobre las 6 de la tarde y ya únicamente volveríamos al que fue durante 3 noches nuestros alojamiento, para recoger el equipaje y poner rumbo a la estación.

Que la ciudad de Tokyo engancha, es algo que no cabe duda, tanto como para que si es tu primera visita al país te atrape, y no tengas ganas de salir de ella en todo el viaje. En esta entrada hacemos un resumen sobre las escapadas que hicimos a Nikko y Yokohama desde la capital nipona, así como las razones por las que descartamos otros lugares como Hakone o Kamakura entre otros.

Este día abandonamos por unas horas Tokio para visitar los templos de Nikko y ascender a Chuzenji Onsen para conocer las cataratas de Kegon y su precioso lago a 1.277 metros de altitud. De allí nos desplazaríamos hasta Yokohama para descubrir la ciudad desde las alturas en el mirador de la Yokohama Landmark Tower a casi 300 metros de altura.

Segundo día de visita a Tokio, en esta ocasión visitaríamos uno de los platos fuerte la lonja de pescado de Tsukiji y probaríamos su maravilloso sushi. Posteriormente daríamos un paseo por el Barrio de Ginza y subiríamos a la Torre de Tokyo. El día lo despediríamos realizando un crucero por el río Sumida hasta la isla artificial de Odaiba. Aunque la jornada daría para mucho más ¿Volveríamos a Akihabara? ¿Nos dejaríamos mucho dinero en compras? La respuesta a esta y muchas más preguntas, en esta nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies