Visita a Burdeos en Nueva Aquitania

Visitar Burdeos es viajar a la ciudad del vino en Francia. Esta ciudad portuaria, que comparte nombre con el color y el propio vino de la región, es la capital de la región de Nueva Aquitania, en el  sudoeste de Francia. Aunque la ciudad cuenta apenas con unos 200.000 habitantes, la estructura intercomunal que la rodea llega a acumular una población superior a los 1.200.000 habitantes. Esto la convierte en la sexta ciudad más importante del país. Su actividad vinícola es uno de sus mayores valores, e incluso es conocida como la perla de Aquitania. Aunque en el pasado también era conocida como «La Bella Durmiente». Eso es debido a que durante décadas se consideraba que no se había puesto en suficiente valor su bello casco histórico. Pero esto ya son cosas del pasado, pues en 2007 fue registrada como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco por el conjunto urbano excepcional que representa.

Cómo llegar a Burdeos:

En plena costa atlántica, a unos 250 kilómetros de San Sebastián y 600 de París por carretera, se encuentra Burdeos. La autopista de peaje francesa A63 conecta la frontera entre España y Francia con la ciudad de Burdeos hasta París. Por tanto esta autopista es la vía de llegada más cómoda, eso sí, de pago. Mientras que si llegamos desde la localidad vecina de Toulouse, lo haremos a través de la A62. Para comprobar los precios de los peajes y otras rutas alternativas para llegar, podéis visitar: autoroutes.fr

Vías del tranvía en Burdeos

En caso de no llegar en coche, la ciudad de Burdeos está bien comunicada por transportes públicos. Por un lado cuenta con la Estación de Burdeos San Juan. Esta estación cuenta con conexiones de trenes media distancia y alta velocidad con las principales ciudades francesas, así como con otras ciudades de España. Mientras que el aeropuerto de Burdeos-Mérignac se encuentra a apenas unos 20 minutos del centro de la ciudad. El autobús de la línea 1+ conecta con la ciudad en apenas media hora. Mientras que el bus de TBC Bordeaux circula entre el aeropuerto y la estación central (Gare Saint-Jean). Los billetes se pueden comprar en las máquinas, o directamente al conductor. El precio del billete es de 1,70 euros (año 2019). Mientras que en taxi el precio medio es de aproximadamente unos 30 euros.

Dónde dormir en Burdeos:

Es evidente que la mejor zona para alojarse en Burdeos es el Centro histórico. Estaremos a un paso de todo y podremos caminar tranquilamente a cada uno de los puntos que hay que ver en Burdeos. Si los precios que encontremos quedan por encima de nuestro presupuesto, otras opciones son el barrio de Chartrons o el distrito de Gare Saint-Jean, ambas opciones perfectas y bien ubicadas.

Pero si los precios de los hoteles en Burdeos os siguen pareciendo caros, podéis optar por opciones más alejadas, pero que igualmente son recomendables. Especialmente si contamos con coche, como fue nuestro caso. Alejarse del centro para dormir en Burdeos es posible gracias especialmente a la red de aparcamientos disuasorios que se han ido implantando para reducir los atascos en la ciudad de Burdeos. Nos facilitan aparcamiento gratuito comprando un billete de transporte ida/vuelta al precio de 4,50 euros (año 2019) válido para conductor y cuatro ocupantes. Tenéis más información en: Transporte metropolitano de Burdeos.

ibis budget Bordeaux Lormont

Durante esta primera visita a Burdeos nos alojamos en el: Hotel ibis budget Bordeaux Lormont.

Moverse por Burdeos

El casco histórico de Burdeos engloba la mayoría de lugares de interés para visitar en Burdeos. Por tanto, la opción más cómoda es visitar Burdeos a pie. No obstante, la ciudad cuenta con una importante red de tranvías que conectan los principales puntos de la ciudad, así como los barrios y poblaciones limítrofes con Burdeos. Además cuenta con la singularidad de utilizar el sistema APS, que permite no tener que instalar el hilo aéreo de contacto en los barrios históricos. En total cuenta con 3 líneas del tranvía de Burdeos: A, B y C. A su vez cuenta con 76 líneas de autobús (normales y exprés), la mayor parte de ellas con trasbordo al tranvía. Podéis consultar los precios de los distintos billetes en: TBM – Transporte Metropolitano en Burdeos. Y desde comienzos del presente siglo cuenta con un importante sistema de bicicletas compartidas (VCUB), ideal para pedalear un poco mientras realizamos nuestra visita a Burdeos.

Mapa tranvía de Burdeos

Una vez tenemos claro cómo llegar, dónde dormir y cómo moverse por Burdeos, toca planificar la visita. Así que iremos desgranando las visitas imprescindibles que no hay que perderse en Burdeos. Una visita a Burdeos a la que dedicamos un día completo. Aunque al final os daremos algunas recomendaciones por si disponéis de más días, ampliar vuestro viaje a la ciudad del vino.

Las 6 puertas de Burdeos

La ciudad medieval de Burdeos estaba rodeada por una amplia muralla que contaba con numerosas puertas de acceso. Con el paso de los años la ciudad fue evolucionando y muchas de ellas murallas fueron cayendo. Uno de los planes más ambiciosos se llevaron acabo durante el mandato del intendente Tourny, en esta época se abrieron varias puertas en forma de arcos del triunfo, además de grandes avenidas e imponentes plazas que hoy en día se pueden visitar. Cruzar por cualquiera de ellas nos llevarán a comenzar nuestra visita por el Puerto de la Luna, nombre que recibe la ciudad de Burdeos por su forma de croissant, conjunto inscrito en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Puerta Cailhau en Burdeos

Por tanto, nada mejor que comenzar la visita por alguna de esas 6 Puertas simbólicas de Burdeos, homenaje a la ciudad medieval. Y así tendremos acceso al casco histórico con más de 300 edificios de interés histórico. Un patrimonio impresionante por el que perderse caminando por sus calles y descubrir cada uno de sus rincones con encanto. Estas son las 6 puertas de Burdeos:

  • Puerta Cailhau: fue construida en 1495. Dedicada a Carlos VIII en conmemoración de la batalla de Fornovo. En estilo estilo gótico-renacentistas, comparte elementos decorativos y defensivos. Un auténtico mirador defensivo con vistas al río Garona. Esta puerta se encuenrta en pleno centro, en el  barrio Saint Pierre que llega hasta la calle Sainte Catherine.
  • Puerta de San Eloy (Gran Campana): antiguo vestigio de la muralla defensiva original. La más antigua que se mantiene en pie. Su gran campana se encontraba originalmente en el antiguo ayuntamiento. Se encuentra adosada a la Iglesia de San Eloy. En su momento se usaba para anunciar acontecimientos importantes. Toda una joya de la Edad Media.
  • Puerta Dijeaux: fue levantada en el siglo XVIII obra de André Portier. Se ubica en la plaza de Gambetta y podemos distinguir perfectamente las armas de Francia y la figura de un león.
  • Puerta de Borgoña: fue construida en honor de Luis, Duque de Borgoña y hermano de los tres reyes de Francia en el siglo XVIII. Se ubica frente al puente de piedra en su margen izquierdo.
  • Puerta de Aquitania: dedicada al Duque de Aquitania. Este arco cuenta en su frontón con el escudo de Francia sostenido por dioses marinos. Y lo podemos encontrar en la intersección de la carretera de España y la calle Sainte Catherine. Personalmente es mi favorita de la ciudad, tanto por el arco, como por el enclave en que se encuentra.
  • Puerta de la Moneda: entre el puente de Piedra y el puente de San Juan se encuentra esta última puerta. Levantada una vez más como la mayoría durante el siglo XVIII.
`Puerta de Borgoña en Burdeos
Puerta de Aquitania en Burdeos

Y una vez hemos conocido las Seis Puertas de Burdeos, llega el momento de conocer su casco histórico. Una rica ruta que comenzaremos por su ayuntamiento y terminaremos a orillas del río Garona, caudal que sin duda marca a la ciudad de Burdeos. Esta ruta para orientarnos en cada uno de los sitios que veremos se realiza aproximadamente de una forma circular en el sentido contrario a las agujas del reloj. Esta fórmula nos permitirá ver la mayoría de puntos de interés de Burdeos. Aunque evidentemente es una ciudad que pide callejear y descubrir otros puntos menos conocidos.

La Burdeos medieval

Comenzamos nuestra visita a Burdeos por el Palais de Rohan, que hoy alberga el Ayuntamiento de la ciudad. Fue construido por el arzobispo de Burdeos Fernando Maximiliano Meriadec de Rohan en el siglo XVIII. Hasta su empleo actual, fue usado como Palacio Arzobispal, Palacio Imperial de Napoleón, e incluso como Castillo Real en 1815 bajo el reinado de Luis XVIII. Un edificio sobrio en estilo neoclásico monumental en plena  Place Pey Berland. Mención especial tiene el Jardín de Mairie justo a su espalda. Lo podemos visitar todos los días hasta las 6 de la tarde los meses de invierno. Y hasta una hora más tarde el resto del año.

Palais Rohan en Burdeos
Jardín junto al Ayuntamiento de Burdeos

Y justo delante del ayuntamiento encontraremos la Catedral de San Andrés. La Catedral de Burdeos es un espléndido edificio gótico, levantado durante los siglos XII a XVI, y consagrado por el papa Urbano II. Los orígenes de esta iglesia católica tienen como referencia una edificación románica de la que apenas se conservaban en el siglo XI los muros inferiores de la nave principal. Uno de los momentos más memorables que se han podido presenciar en la catedral fue en 1137, cuando se celebró la boda entre Leonor de Aquitania y el futuro rey Luis VII de Francia.

Una singularidad a destacar de este edificio religioso es la conocida como torre de Pey-Berland. Una torre del siglo XV al este del presbiterio y separado del resto de la catedral. Sobre la misma se encuentra la estatua de la Notre-Dame de Aquitania del siglo XIX.

  • Visitar la Catedral de San Andrés:
    • Horarios: todos los días de 10:00 a 18:00 horas (Consultar enlace de abajo para ver horarios concretos según temporada).
    • Entrada gratuita.
    • Más información: Bordeaux Tourisme.
  • Subir a la Torre de Pey Berland:
    • Horarios: todos los días de 10.00 a 18.00 horas (Consultar enlace de abajo para ver horarios concretos según temporada).
    • Precio: 6 euros (año 2019).
    • Más información: Pey Berland.
Fachada Catedral Saint André en Burdeos

Si continuamos por la cours Pasteur, en el número 20 nos toparemos con el Museo de Aquitania. Una importante colección con diferentes colecciones que incluyen más de 70.000 piezas sobre la historia de Burdeos y Aquitania. Un recorrido por la historia del lugar desde la Prehistoria hasta nuestros días. Además cuenta con una importante colección permanente que pone en valor el peso de Burdeos como ciudad portuaria. Así encontraremos 5,000 piezas de arte de África y Oceanía.

El museo abre de martes a domingo de 11 de la mañana a 6 de la tarde. Y el precio de la entrada normal es de 5 euros. Existe una entrada reducida para diferentes colectivos por 3 euros. Tenéis más información actualizada en castellano en: Musée d’Aquitaine.

Si la propuesta cultural de este Museo de Aquitania os despierta el interés por otros museos de Burdeos, aquí os dejo una lista con otras galerías de interés en la ciudad:

Una variada oferta cultural y como comprobaréis visitando cada uno de los enlaces, muchos ofrecen la entrada totalmente gratuita a sus exposiciones permanentes. Unas visitas ideales para complementar nuestro recorrido por la ciudad. En nuestro caso por tiempo solo pudimos visitar el Museo de Aquitania y nos resultó muy interesante.

Musée d´Aquitaine en Burdeos

Pero no solo de cultura vive el hombre. Y es que cuando los impulsos del consumismo se apoderan de nosotros, nada mejore que caminar por la Rue Sainte Catherine si estamos en Burdeos. Esta calle peatonal de algo más de un kilómetro conecta la plaza de la Comédie con la plaza de la Victoire. A su paso atraviesa todo el centro histórico de norte a sur. Una vía repleta de tiendas, cafeterías y terrazas donde comer, o simplemente tomar algo. Y es que los barrios del oeste de Burdeos están repletos de comercios. Prueba de ellos es que esta calle conecta con una de las entradas de la Galerie Bordelaise, un centenaria galería comercial de Burdeos. Si queremos visitar otros centros comerciales en pleno centro, apuntad los siguientes: Promenade Sainte Catherine, Centre Commercial Les Grands Hommes, Mériadeck y Centre Commercial Saint-Christoly. Todos ellos repletos de tiendas, restaurantes y cine. Además algunos cuentan con aparcamientos para estacionar nuestros vehículos.

Calle Sainte-Catherine en Burdeos

Pero que las compras no nos hagan despistarnos de nuestro objetivo principal, que imagino será descubrir Burdeos. En esta Calle Sainte-Catherine podremos encontrar interesantes lugares que no debemos perder la oportunidad de visitar. En su parte más central se encuentra la Plaza Saint-Projet, con una bonita fuente y en la que especialmente destaca una cruz, en el cruce, que fue restaurada en 1977. Y próxima al Patio Alsace-Lorraine podemos ver también un bajorrelieve que muestran la presencia subterránea de dos cursos de agua que desembocan en el río Garona, el Peugue y la Devèze. Como suele ser habitual, es conocida como la calle peatonal más larga de Europa. Algo que también he leído de Strøget en Copehague. Total, lo dejaremos en empate y así no se enfada ninguna 😀

Lo que es indudable es que la calle Sainte-Catherine es una de las calles por excelencia de Burdeos. Animada a cualquier hora del día y con un ambiente fantástico. Si llegáis a la ciudad sin mucha idea de dónde ir a comer, sin duda esta vía peatonal es un lugar fantástico. Seguro que la mezcla de olores os termina llevando al lugar ideal. Y al terminar nuestro caminar por esta calle, llegaremos hasta la Plaza de la Victoria. Posiblemente el área de la ciudad que más me gustó durante la visita a Burdeos. Esta zona está considerada como el área estudiantil de la ciudad. El elemento que más destaca sobre el conjunto es la ya citada Puerta de Aquitania. Aunque no muy lejos de ella hay dos amiguitas que también se llevarán nuestra atención. Concretamente una familia de tortugas de hierro colado en homenaje a las viñas y a los vinos de Burdeos. Fueron realizadas por el el escultor checo Ivan Theimer en 2005. Y están repletas de motivos e inscripciones sobre zonas francesas vitícolas. Uno de los puntos más fotografiados de Burdeos, y realmente todo el entorno de esta plaza nos hará sacar la cámara en más de una ocasión. No muy lejos de allí, en la Place des Capucins, si acudís por la mañana, encontraréis un mercadillo repleto de comestibles, flores, ropa y objetos de todo tipo

Plaza de la Victoria en Burdeos
Tortugas en Plaza de la Victoria

Los edificios religiosos tienen un papel fundamental dentro del casco histórico de Burdeos. Un lugar a visitar no muy lejos de la Plaza de la Victoria es la Iglesia de la Santa Cruz de Burdeos. Una abadía católica que fue levantada entre los siglos XI y XII. El estilo predominante de su fachada es el románico. Y en lo que fuera en sus orígenes la  antigua abadía benedictina, hoy se encuentra la Escuela de Bellas Artes de Burdeos. No he podido encontrar unos horarios exactos de su apertura. Pero en algunos sitios dicen que abre normalmente en un espacio corto entre las 3 y las 5 de la tarde. Nosotros nos la encontramos cerrada y únicamente pudimos disfrutar de la rica iconografía de su fachada, que no es poco. Y para conseguir un marcado contraste, no muy lejos de allí se encuentra la Gran Sinagoga de Burdeos. Este edificio dedicado al culto judío fue construido durante el siglo XIX. Y entra dentro de las sinagogas más grandes que hoy en día se conservan en Europa. Aunque evidentemente es más sencilla que la Gran Sinagoga de Budapest. Esta sinagoga de Burdeos tuvo especial importancia durante el Edicto de Granada, cuando muchos judíos no tuvieron más remedio que cruzar los Pirineos. De esta forma se crearon muchas comunidades judías en el sur de Francia. Una de las más importantes fue en Burdeos. El edificios sirvió de refugio de muchas familias judías durante la invasión alemana de Francia.

Fachada de la Gran Sinagoga de Burdeos

Continuamos nuestro recorrido por otros edificios religiosos del casco histórico de Burdeos, y llegamos a la Basílica de San Miguel. Fue construida entre los siglos XIV al XVI. El estilo característico del edificio es el gótico flamígero. Con su longitud de 75 metros, desde el coro hasta la entrada de la nave, más los 38 metros de anchura en el transepto, es uno de los principales lugares de culto de Burdeos. Esta basílica fue famosa durante décadas por sus «momias». Varias decenas de cuerpos fueron encontrados tras un corrimiento de tierras. Los mismos se exhumaron y se colocaron en una cripta que era visitable. Incluso el mismísimo Victor Hugo acudiría a la cita. Sin embargo en 1979, las momias fueron retiradas de la cripta y  enterradas en el cementerio de Chartreuse. Podemos acceder al interior de la basílica cualquier día de la semana de 8 de la mañana a 6 de la tarde. La entrada es gratuita.

Basílica de San Miguel en Burdeos
Detalles de la Basílica de San Miguel

Aunque si la Basílica de San Miguel es interesante de visitar, seguramente el campanario sea el elemento más distinguible de todo el conjunto. Y es que la conocida como la La flèche de Bordeaux, este torreón independiente de la basílica se debe al arquitecto Jean Lebas. Fue construida en estilo gótico durante la segunda mitad del siglo XV. Sus imponentes 114 metros resaltan sobre el perfil de toda la ciudad de Burdeos. La flecha de Saint-Michel de Burdeos es el campanario más alto del sur de Francia y el segundo del país, tras Estrasburgo. El campanile de la basílica de San Miguel está dotado un carillón de 22 campanas. Ha tenido que ser restaurada en multitud de ocasiones y hoy en día muestra un aspecto imponente. Es posible subir a todo lo alto para disfrutar de unas estupendas vistas de la ciudad. El precio de la entrada normal es de 5 euros, y con la misma además de subir a la torre, también podemos visitar la cripta de la basílica.

Campanario junto a Iglesia de Saint-Michel

Una vez visitado el campanario, lo mejor que podemos hacer para continuar nuestra ruta es caminar junto al río Garona rumbo a la Place de la Bourse. Un lugar icónico de la ciudad, y posiblemente el más fotografiado y conocido de todo Burdeos. La Plaza de la Bolsa fue construida bajo la administración de Claude Boucher según el diseño del arquitecto real Ange-Jacques Gabriel durante el siglo XVIII. Un intento de abrir la ciudad hacia el Garona. En la actualidad está considerada como una de las obras más representativas de la arquitectura clásica francesa del siglo de su creación. Los edificios que hoy alberga este recinto son al norte la Cámara de Comercio e Industria de Burdeos, y al sur la Dirección Interregional de las aduanas y Derechos Indirectos que alberga el Museo Nacional de las Aduanas. En el centro se encuentra una bonita fuente ornamental conocida como «La fuente de las 3 gracias»

Pero si esta plaza es conocida en Burdeos, es principalmente por el «Espejo de agua». Desde 2006 la ciudad cuenta con el espejo de agua más grande del mundo. Tiene unas dimensiones de 3.450 metros cuadrados. Y se encuentra ubicado justo delante de la Plaza de la Bolsa. Por medio de unos chorros de agua repartidos por la gigantesca placa de granito, disfrutaremos de un espectáculo visual realmente cautivador. El agua genera una niebla que produce bonitos efectos al reflejarse en los numerosos espejos más el añadido de los bellos edificios del siglo XVIII de la citada plaza. El espectáculo se va alternando con momentos de calma, por lo que el Espejo de agua nos brinda diferentes ambientes en función del momento del día en que lo visitemos.

Espejo del agua en Burdeos
Plaza de la Bolsa en Burdeos
Burdeos en el Espejo del agua

La verdad que pasamos un rato realmente agradable junto al Espejo del agua. Un espectáculo ideal para los más pequeños de la casa. Y que si lo visitamos en verano, como fue nuestro caso, será una oportunidad estupenda para buscar refresco en los días más calurosos. Cuando el espectáculo para, podemos aprovechar para ver el espejo desde diferentes puntos y ver como la ciudad de Burdeos se refleja. Si os gusta la fotografía, seguro que os pasáis un buen rato buscando los mejores ángulos.

Para ir rematando nuestra visita a Burdeos, no debemos dejar atrás el Gran Teatro de Burdeos. Fue diseñado por el arquitecto Victor Louis, y construido durante el siglo XVIII. En estilo neoclásico, fue concebido como templo de las artes con un pórtico de 12 columnas corintias soportando un frontiscipio con 12 estatuas: las nueve musas y las diosas Juno, Venus y Minerva. A destacar que es una de las más antiguas estructuras de madera que no han necesitado reparación, con un patio de butacas central con 1.000 asientos. En la actualidad es sede de la Opera Nacional de Burdeos y del Ballet Nacional de Burdeos. Se ubica en la Plaza de la Comedia, una amplia área peatonal compartida con las vía del tranvía desde la que nacen multitud de avenidas señoriales. Es una plaza que invita a callejear y descubrir algunos de los edificios que la conforman, como el señorial, Intercontinental Bordeaux Le Grand Hôtel, un cinco estrellas gran lujo, justo frente al Gran Teatro de Burdeos.

Grand Théâtre de Bordeaux
Place de la Comédie en Burdeos
Cours de l’Intendance en Burdeos

Pero la visita no estaría completa sin conocer la Place des Quinconces. Se ubica un poco más al norte de la Plaza de la Bolsa, y también cuenta con vistas al río Garona. El El monumento principal fue erigido entre 1894 y 1902 en memoria de los girondinos que cayeron víctimas de El Terror durante la Revolución francesa. Es una de las plazas más grandes de toda Europa con unas dimensiones de aproximadamente 126.000 metros cuadrados. Se ha convertido en la actualidad en un importante nudo de comunicaciones. Además es bastante habitual que se aproveche la amplia explanada delante de la columna de Dumilatre y Rich para realizar festivales y espectáculos de todo tipo.

Fuente en Place des Quinconces

Una vez hemos recorrido el casco histórico de Burdeos, toca poner nuestra mirada en el Río Garona. Uno de los grandes ríos de Europa Occidental, Nace en el Pirineo central y a la altura de Burdeos confluye con el Dordoña formando entre ambos el estuario de Gironda, que tiene unos 65 kilómetros de longitud y desemboca en el golfo de Vizcaya. A su paso por la ciudad de Burdeos parte a la ciudad en dos mitades. En su orilla izquierda encontramos la parte de la ciudad que comprende al casco histórico de Burdeos. Mientras que a la derecha encontramos otros barrios de la ciudad que nos pueden permitir complementar la visita a Burdeos.

Para cruzar de una orilla a otra el río Garona a su paso por Burdeos, cuenta con una serie de puentes. Pero sin duda el más representativo es el conocido como Puente de Piedra, o en francés pont de pierre. Se encarga de unir la orilla izquierda (Cours Victor Hugo) con el barrio de la Bastide (Avenue Thiers) en la orilla derecha. Fue el primer puente sobre el Garona, levantado por orden de Napoleón I. La cantidad de sus arcos no es casual, pues cuenta con 17, lo que corresponde al número de letras del nombre de Napoleón Bonaparte. No es un puente muy glamuroso, más bien sencillo, lo que no quita que tenga su encanto.

Puente de Piedra en Burdeos

Si continuamos por el margen izquierdo, encontraremos una suerte de paseo marítimo junto al Garona. Se ha creado una amplia vía peatonal repleta de jardines, zonas de ocio y esparcimiento para que los bordeleses y visitantes salgan a disfrutar de la ciudad junto al río. Cerca de la estación de Chartrons, algo más arriba de la Place des Quinconces, podemos encontrar el Marché des Chartrons. Se trata de un mercado repleto de productos locales, y que los domingos se monta junto al río Garona en el conocido como Marche des Quais. Para muchos, el mejor punto donde tomar ostras en la ciudad de Burdeos. Así terminamos nuestra visita a Burdeos durante un día.

Aunque solo sea por echar un vistazo, bien merece caminar junto al Garona hasta Chartrons. Y además disfrutaremos de unas magníficas panorámicas del río junto a la ciudad de Burdeos. Si lo queremos, la ciudad cuenta con múltiples opciones para realizar cruceros fluviales en barco por el río Garona. Puede ser una bonita opción para ver la ciudad desde el agua. Seguro que disfrutamos de una agradable paseo por los muelles de Burdeos hasta llegar a las afueras de la ciudad donde encontraremos los famosos viñedos de la región de Blayais y Médoc. Incluso muchos ofrecen sus propias catas de vino en el propio barco.

Pont de Pierre en Burdeos
Cruceros ruta río Garona, Burdeos

Si nuestro tiempo nos lo permite, especialmente si contamos con un segundo día para visitar Burdeos, podemos animarnos a cruzar el río Garona. Ya sea por el Puente de Piedra, o el Puente de San Juan, algo más al sur. Esto nos permitirá llegar hasta al barrio de la Bastide. Un barrio que hasta hace pocos años no tenía mayor interés que conocer la plaza Stalingrad con su imponente león azul. Sin embargo recientemente ha florecito Darwin. Un eco-paraíso creativo en lo que fuera un cartel militar. Su ideólogo fue Philippe Barre, que buscaba crear un coworking en el que las empresas potenciaran sus sinergias. Arte urbano, rincones de lo más eclécticos y en definitiva un toque de aire fresco a una zona deprimida que ha sabido revitalizarse en la última década.

Un poco más al norte también podemos aprovechar para visitar el Jardín Público de Burdeos, que está compuesto por un Museo de Historia y el propio Jardín Botánico. Instalación que ha sido complementada en 2003 con el Jardín Botánico de la Bastide, localizado a lo largo del Garona. Los espacios nos muestran plantas nativas, incluidos los endemismos de la zona, plantas exóticas, una colección sistemática, un importante herbario y colección de semillas. La entrada es gratuita, aunque el horario es de 7 de la mañana a 6 de la tarde, durante el verano llega a cerrar a las 8 de la noche.

Y aunque la última visita propuesta se encuentra en la orilla izquierda, ya que estamos en la derecha, nada mejor que aprovecharlo para cruzar el Garona por el moderno Puente Jacques-Chaban-Delmas. Este puente levadizo se construyó entre 2009 y 20012 para conectar el muelle de Bacalan con el muelle de Brazza. Recibe el nombre de un antiguo alcalde de Burdeos. Aunque el moderno puente puede ser simplemente por si solo un aliciente para ir hasta allí, el verdadero motivo es conocer la Ciudad del Vino. Este museo abrió sus puertas en 2016 como una infraestructura cultural inédita dedicada al vino como patrimonio cultural, universal y vivo. Tenéis más información en La Cité du Vin. En nuestro caso solo tuvimos ocasión de vislumbrar su moderno edificio desde la orilla del río Garona. Por lo que sin duda será una visita imprescindible que haremos si volvemos por Burdeos.

Puente Jacques-Chaban-Delmas en Burdeos

Si tenemos en cuenta que en visitar el casco histórico de Burdeos se puede emplear un día completo con calma. Y otro para visitar la Ciudad del Vino y la orilla derecha del río Garona a su paso por la ciudad. En caso de disponer de un tercer día extra, bien se podría emplear para realizar, ya sea usando un tour guiado o por nuestra cuenta, alguna escapada a rincones interesantes próximos a Burdeos.

Si tengo que resaltar dos escapadas desde Burdeos que pueden ser interesantes, podemos destacar Saint Émilion y la Duna de Pilat. En primer lugar Saint Émilion es una pequeña localidad es conocida por el vino epónimo que se produce en sus alrededores. La bonita villa medieval nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. Un destino ideal para los amantes de la enología donde es posible visitar algunos de sus viñedos. Por su parte, la Duna de Pilat, una singular formación arenosa natural costera acumulada en el litoral aquitano del golfo de Vizcaya. La duna más alta de toda Europa, y uno de los mayores tesoros naturales de esta zona del país. Así completaremos una visita a Burdeos de lo más completa y variada ideal para una escapada de fin de semana.

Índice del viaje Roadtrip Nueva Aquitania & Lourdes 2019

José Carlos DS

José Carlos DS: Economista y blogger de viajes en La Próxima Parada. Ratón de ciudad, pero que le gusta la naturaleza por igual. Sus otras pasiones son el cine, los deportes y los videojuegos.

Sígueme en Twitter: @josecarlosds o dale a me gusta en nuestra fanpage de Facebook para estar informado: La Próxima Parada.

8 comentarios

  • responder Antonio ,

    Buena entrada como siempre.

    Me ha encantado sobre todo la plaza de la Victoria con las tortugas. Y el Espejo del Agua sencillamente espectacular. Y las murallas medievales me han encantado

    Y para los amantes del vino, seria delito no visitar la Ciudad del Vino (aunque para mejor vino, el español jeje)

    • José Carlos DS ,

      A mi también me encantó la plaza de la Victoria, no conocía esa escultura tan chula de las tortugas y me sorprendió. Pero igualmente el Espejo del Agua habiendo visto decenas de fotos y vídeos antes, también me maravilló 😀

    • responder Mar villalba vega ,

      Completísimo post, ¡ya no voy, ya lo he visto todo!.. ja, ja, ja,…en serio me lo guardo, es una de mis capitales pendientes. Nunca hubiera imaginado que hubiera una sinagoga tan importante, muy interesante lo que cuentas.

      • José Carlos DS ,

        Y aún así nos quedaron cosas en sus alrededores por visitar. La verdad que nos sorprendió gratamente Burdeos, y toda la zona da para hacer una fantástica ruta 😀

        Un saludote.

      • responder DinkyViajeros ,

        Aunque estuvimos en Burdeos el pasado mes de junio y pudimos visitar todos los lugares que recomiendas, nos habría venido genial leer tu post antes de nuestro viaje ya que no sabíamos de la existencia de los «aparcamientos disuasorios»…
        En esta ocasión íbamos 3 personas (nos llevamos a la DinkyBecaria) y prácticamente planificamos el viaje por Nueva Aquitania en función de la visita a Burdeos, ya que no queríamos dormir lejos del centro pero tampoco pagar un dineral en aparcamientos… Así que, al final, decidimos alojarnos en un Ibis cerca de la Gare Saint-Jean… Como ves, somos muy fans de los hoteles Ibis, como tú. 😉

        Saludos.

        • José Carlos DS ,

          Ese tipo de aparcamientos la verdad que son todo un acierto, y cuando ves que los precios por dormir en el centro se van un poco del presupuesto, abre muchas posibilidades a la hora de alojarse. Y sí, la cadena Ibis normalmente no defrauda, nosotros siempre los tenemos en cuenta en nuestros viajes 😀

          Un saludote.

        • responder Happy Travel ,

          Nosotros estuvimos hace poquito en Burdeos y la verdad es que esta ciudad nos impresionó (quizás también porque no esperábamos nada de ella). El caso es que lo que nos pareció un poco ficción vs realidad es el espejo de agua. No sabemos si a tí también te pasó pero cuando nosotros fuimos… ¡Había muchísima gente! Fué muuuy difícil hacernos una foto bonita y que no pareciera Benidorm… ¡Un abrazo!

          • José Carlos DS ,

            Nosotros como verás en las fotos tuvimos más suerte, había gente, pero controlada, vamos que te podías hacer la foto sin problemas y disfrutar del juego de reflejos y agua 😀

          Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

          Uso de cookies

          Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

          ACEPTAR
          Aviso de cookies