Cine para viajar: El exorcista

Octubre se nos va, y en este día de Halloween no podíamos elegir un film más representativo para esta sección de cine para viajar, dentro del género de terror, que El Exorcista. Película norteamericana que fue estrenada en 1973 y dirigida por William Friedkin. Una adaptación de la novela que fue escrita dos años atrás por William Peter Blatty. De hecho fue el mismo Blatty quien se encargó de escribir el guion. Curiosamente el libro no tuvo mucho tirón en sus inicios hasta que contó con 45 minutos en máxima audiencia durante el popular programa de entrevistas de The Dick Cavett Show. Situación que fue posible debido a la enfermedad de uno de los invitados que compartirían minutos con Blatty, junto con otro que en el show tuvo que abandonarlo sorpresivamente. Sin duda una historia, la de El exorcista, plagada de casualidades y morbosa rumorología que la han catalogado como una cinta maldita desde sus orígenes más primigenios.

Como suele ser habitual en este tipo de películas que terminan con un rotundo éxito, los papeles protagonistas fueron ofrecidos a muchos actores y actrices hasta que finalmente se completó el plantel final. El papel de la famosa actriz y madre de la niña poseída Chris MacNeil lo encarnó finalmente Ellen Burstyn, quien tuvo que luchar por él contra intérpretes de la talla de Audrey Hepburn o Jane Fonda. Otro papel que sin duda era vital para que la película funcionara era el de la pequeña Regan. Después de un casting maratoniano dieron con la pequeña Linda Blair, con 12 años encajaba perfectamente en el papel. Había leído el libro y sabía bastante bien el tipo de papel que le tocaría interpretar, algo que dejó bien claro al responder al director a la pregunta de si sabía que tendría que hacer el en rodaje con un “masturbarme con un crucifijo”, ante tales palabras sin duda el director lo tuvo claro.

Un auténtico icono del cine de terror, y adelantada en su época, que le sirvió en la gala de los Oscars para ganar sendos premios en las categorías de mejor guion adaptado y mejor sonido. Además en los Globos de Oro se llevó hasta cuatro condecoraciones entre las que destacan el de mejor película – drama y mejor director. Para rematar esta obra atemporal dentro del género, cabe resaltar su banda sonora. Especialmente representativo es el fragmento de Tubular Bells de Mike Oldfield de su tema principal que seguro que eriza los pelos de hasta el más pintado al escuchar sus primeros acordes.

La sinopsis se centra en una villa de Georgetown en la que vive una conocida actriz con su hija. Repentinamente la actriz nota cambios inesperados en la actitud de su hija. A partir de aquí la pequeña comienza a subir un comportamiento errático y sobresaltos en su humor un tanto preocupantes. Es entonces cuando la película nos plantea una dicotomía entre la ciencia y el laicismo contemporáneo, frente a la religión y creencias que prácticamente no son asumibles en pleno siglo XX.

Pazuzu en El exorcista
Pazuzu en El exorcista
Padre Damien Karras en El exorcista
Padre Damien Karras en El exorcista
Pequeña Regan en El exorcista
Pequeña Regan en El exorcista
Chris Macneil en El exorcista
Chris Macneil en El exorcista
Lankester Merrin en El exorcista
Lankester Merrin en El exorcista

Aunque la localización por excelencia en El exorcista es Georgetown, la película arranca muy lejos de allí. En concreto lo hace en una excavación arqueológica en Irak en la que un descubrimiento nos comienza meter en escena. Estas escenas fueron grabadas en concreto al norte del país, en el templo de Hatra (Al-Hadr), ciudad fortificada próxima a Mosul.

A partir de aquí nos trasportamos hasta el Oeste de Washington y en concreto a una de las universidades más prestigiosas y antiguas de Estados Unidos, la