Visita Cementerio Inglés de Málaga

El más allá es todo un misterio del que todos tenemos curiosidad por conocer, pero sin prisas. En España los lugares destinados al descanso eterno no suelen destacar por su belleza, normalmente ubicados a las afueras de los núcleos principales de población, suelen ser recintos que invitan poco a pasear por ellos, salvo honrosas excepciones. Sin embargo, en otros países y religiones tienen otra perspectiva de cómo presentar estos lugares en los que nuestros antepasados van a parar al final de sus vidas. En la ciudad de Málaga, al sur de Andalucía, encontramos uno de esos camposantos que son dignos de mención, en concreto el cementerio Anglicano de San Jorge, conocido coloquialmente como Cementerio Inglés.

Para llegar al Cementerio Inglés de Málaga, nos tenemos que desplazar hasta el sureste de la ciudad, en las proximidades de la Malagueta en la Avenida de Príes, allí en el número 1 de esta vía se encuentra la entrada flanqueada por dos leones de mármol sobre dos robustos pilares. En la casa del guardia, un edificio de estilo neogótico, podemos comprar los tickets a 3 euros (precio 2015) y realizar la visita en el horario de 10 de la mañana a 2 de la tarde de martes a domingo. Para poder realizar el recorrido, nos facilitarán un mapa que deberemos devolver a la salida en el que se indican los puntos más representativos de la necrópolis.

Entrada Cementerio Inglés de Málaga
Entrada Cementerio Inglés de Málaga

Para entender un poco mejor el motivo de su construcción, nos tenemos que remontar a tiempos anterior al año 1831 cuando fue fundado. En aquella época cualquier persona que no procesara la fe católico-romana según la ley local que estaba vigente en Málaga no podía ser enterrado durante el día, sino que eran enterrados por la noche en el litoral a la merced del mar, lo que además provocaba unos focos de insalubridad tremendos para la población. Por esos tiempos la colonia de extranjeros que procedía de las Islas Británicas cada vez era más numerosa, especialmente impulsada durante el siglo XIX gracias a la expansión comercial de la Málaga industrial. No fue hasta 1824, cuando William Mark fue nombrado cónsul británico en Málaga y tras presenciar en multitud de ocasiones esa práctica, comenzó a demandar un terreno que sirviera como cementerio para la comunidad británica que se contaba en al menos 3 centenares. Después de mucha lucha frente a la Junta de Sanidad, en 1829 se conseguía un terreno baldío en un remonte próximo a lo que hoy se conoce como la Cañada de los Ingleses del distrito Centro. Un año después, el 11 de abril de 1830, se certificaba esta concesión por la Real Orden de Fernando VII. Según los registros la primera  persona que fue enterrada era conocida con el nombre de Mr. George Stephens que desgraciadamente falleció ahogado en las aguas del puerto de Málaga en enero de 1931. Está considerado como el primer cementerio protestante de España en península.

Iglesia San Jorge Cementerio Inglés de Málaga
Iglesia San Jorge Cementerio Inglés de Málaga
Ángel Custodio tumba de Mary Ann Plew Málaga
Ángel Custodio tumba de Mary Ann Plew Málaga

Fue concebido como un jardín botánico con especies exóticas y que en la actualidad le dan un cierto aire descuidado, en el que radica su encanto. El cementerio está dispuesto en tres niveles sobre los bancales que miran hacia el mar y con decenas de tumbas y sepulcros de estilo neogóticos y modernistas. Muchos de los túmulos sin duda han vivido tiempos mejores, pues el estado de algunas lápidas necesitan una imperiosa puesta a punto, para evitar este estado en el año 2010 fue creada la Fundación Cementerio Inglés de Málaga para que, por medio de donativos, así como por los precios públicos que se pagan por entrar, se pudiera poco a poco revitalizar todo su entorno. Todo ello ha sido debido a que el Gobierno Británico cedió el mantenimiento a las comunidades residentes en el extranjero y al final ni unos ni otros se hicieron cargo. Hasta que a comienzos de 2000 Bruce McIntyre fue designado cónsul en Málaga y propició esta sociedad sin ánimo de lucro. Además en 2012 conseguía ser declarado Bien de Interés Cultural, por lo que estos pasos permitan sacar poco a poco de su letargo este bello cementerio anglicano, que a pesar de su estado avejentado, bien merece una visita.

Tumbas Cementerio Inglés de Málaga
Tumbas Cementerio Inglés de Málaga
Lápidas Cementerio Inglés de Málaga
Lápidas Cementerio Inglés de Málaga
Camposanto inglés en Málaga
Camposanto inglés en Málaga

La visita se inicia por un camino en cuesta que nos lleva hasta el primer patio, aquí comenzamos a ver las primeras lápidas alineadas en el suelo, tan habituales de los cementerios anglicanos. Entre todo el conjunto destaca un templo dórico tetrástilo realizado en piedra arenisca y que hoy en día es la Iglesia Anglicana de San Jorge, que es usado como capilla desde finales del siglo XIX, pues antes se utilizaba como albergue. Aquí se celebran oficios religiosos en el interior y es posiblemente de los edificios más reconocibles de todo el recinto, además de la primera iglesia protestante en España. Todo el perímetro del templo está circundado por unas cadenas de hierros sostenidas en las esquinas por grupos de tres delfines entrelazados, animal de gran simbología, pues está considerado como el salvador del hombre. Entre tumbas, algunas de ellas monumentales y de gran vistosidad, cabe destacar un ángel abrazado a una cruz arbórea y con una mano apuntando al cielo, a sus pies descansa la cita “Partimos para encontrarnos de nuevo”. Es posiblemente el área mejor conservada del cementerio, con cuidados jardines y lápidas en un estado bastante bien tratados.

Tumba Cementerio Anglicano en Málaga
Tumba Cementerio Anglicano en Málaga
Cementerio San Jorge en Málaga
Cementerio San Jorge en Málaga
Lápida Cementerio Inglés de Málaga
Lápida Cementerio Inglés de Málaga

La segunda terraza nos llevaba más arriba por un camino de piedra, en el que a su derecha encontramos el monumento funerario de los marinos de la fragata Gneisenau, que naufragó en las costas de Málaga en 1.900. En una gran lápida de mármol se pueden encontrar los nombres de los marinos fallecidos. Nos llamará poderosamente la atención sus nombres, pues al tratarse de un velero perteneciente a la Marina Imperial alemana, sus apellidos especialmente destacarán en contraposición con los del resto de personas enterradas en el camposanto. Aquí además también se encuentran los restos de Jorge Guillén, el poeta vallisoletano que en una humilde tumba quiso morir y descansar para siempre en Málaga. Siguiendo en esta segunda terraza, pero a mano derecha, encontramos el monumento a Robert Boyd, la primera persona enterrada en el cementerio, pero en esta ocasión intramuros, fue ejecutado en Málaga por su participación en el abortado levantamiento liberal de Diciembre de 1831. Es recordado con un cenotafio coronado por una pirámide como reconocimiento por la lucha por la libertad que acabó con su vida, aunque realmente sus restos se encuentran un poco más arriba, en el cementerio primitivo. En este mausoleo también hay sitio para las desgracias que trajo la Segunda Guerra Mundial, con las tumbas de los militares norteamericanos fallecidos en las costas de Málaga durante la contienda. Para rematar esta escena, encontramos la tumba de una mujer tremendamente ligada al cementerio inglés, Marjorie Grice-Hutchinson, que murió en el año 2003. Esta zona es bastante austera, con hileras de tumbas bastante sencillas, salvando los monumentos anteriormente citados, pero sin duda mucho más agradables para la vista que los habituales muros con nichos que se suelen construir en la mayoría de cementerios españoles.

Núcleo primitivo Cementerio Inglés de Málaga
Núcleo primitivo Cementerio Inglés de Málaga
Cementerio inglés de Málaga en Blanco & Negro
Cementerio inglés de Málaga en Blanco & Negro

Terminamos la visita en el núcleo primitivo, la parte más antigua del cementerio en el que curiosamente nos encontramos las tumbas recubiertas con conchas. En esta ocasión es un área amurallada que levantó el propio Williams Mark y lugar, esta vez sí, donde descansan los restos de Robert Boyd. A mediados de siglo fue añadida una lápida funeraria donde se grabó el poema a la niña Violeta que fue inspirado por una de las tumbas del lugar por la poetisa malagueña María Victoria Atencia con la cita «VIOLETTE 24-XII-1958 y 23-I-1959», y el texto en francés “ce que vivent les violentes” (Violeta, lo que viven las violetas), una triste alegoría de la corta vida de la niña y la fugacidad de la flor que le dio nombre.

Con esta área primitiva terminamos la visita al cementerio inglés de Málaga. Para los más viajados posiblemente hayan tenido la ocasión de visitar recintos mucho más impactantes visualmente, pero por su importancia y exclusividad en la provincia de Málaga, es un recorrido que sin duda recomiendo a cualquiera que guste conocer este tipo de emplazamientos funerarios. Es habitual que durante los fines de semana se realicen visitas guiadas, además de en fechas tan señaladas como Halloween que se puedan hacer actividades de exploración nocturnas, que normalmente suelen ser muy demandadas por el público. Con casi 200 años de historia, desde luego que es un punto turístico de interés más que bien merece la pena conocer para saber un poco más de la historia de Málaga, pero siempre desde el respeto que se merece un lugar con las condiciones que se trata, especialmente hacia los confesos anglicanos. Como singularidad, el escritor danés Hans Christian Andersen en el libro “Un viaje por España” cuenta su visita en 1863 a este cementerio anglicano.

José Carlos DS

José Carlos DS: Economista y blogger de viajes en La Próxima Parada. Ratón de ciudad, pero que le gusta la naturaleza por igual. Sus otras pasiones son el cine, los deportes y los videojuegos.

Sígueme en Twitter: @josecarlosds o dale a me gusta en nuestra fanpage de Facebook para estar informado: La Próxima Parada.

4 comentarios

  • responder Carmen ,

    Es cierto que si comparas el Cementerio Inglés de Málaga con el de otras ciudades como el de París o Koyosan, no es demasiado espectacular. Pero su encanto radica en ser diferente dentro de los habituales nichos que se pueden encontrar en los cementerios españoles, y también la historia que hay detrás de su creación.

    Yo no diría que es una visita imprescindible, pero sí una que se sale de lo que es más usual visitar en Málaga. Así que si quieres visitar uno de esos rincones pocos conocidos de la capital malagueña, no dudes en pasarte por este camposanto y caminar entre sus tumbas.

    • José Carlos DS ,

      Ya podían tomar buena nota otros cementerios españoles y asemejarse un poco a los campos santos de otras culturas, mucho más agradables para su visita. No estará entre lo típico que se visita en Málaga, pero sin duda merece le pena pasarse por allí y además colaborar en su conservación 🙂

    • responder Antonio ,

      Cementerio que he visitado en más de una ocasión.

      Una cosa que «heredé» en mi juventud en mi etapa gótica (si, tuve etapa de pelo largo vestimentas oscuras y eyeliner negro) es el gusto por los cementerios. Y el cementerio anglicano de Málaga es hermoso a la vista.

      • José Carlos DS ,

        Todos tenemos un pasado oculto Antonio o alguna foto del pasado en la que no nos creemos que somos nosotros xD La verdad que es un cementerio de gran vistosidad, aunque sin duda con el tiempo y el apoyo de las visitas y los donantes seguro que consiguen que luzca incluso mejor 🙂

      Dejar un comentario

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Uso de cookies

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies