Algo sobre mí

Me llamo José Carlos Domínguez y soy un madrileño que nació allá por 1985 en la capital española. Mi infancia la pasé en el municipio madrileño de Getafe, hasta que a los 10 años cambié de aires y me fui  a vivir al sur del país, a la provincia de Málaga y concretamente al pueblo de Estepona, hasta el día de hoy, aunque también he intercalado meses de estancia en Málaga capital donde cursé la carrera de Económicas.

En la actualidad viendo que la situación económica no mejora, sigo cursando nuevos estudios universitarios centrados en la economía, con el fin de formarme aún mejor en esta disciplina. Me declaro como un eterno estudiante, incluso cuando llegue la oportunidad de insertarme en el mercado laboral, seguro que seguiré estudiando otras materias, pues como se suele decir: “El saber no ocupa lugar”.

Complementariamente con mis estudios sobre economía, estudio alemán y japonés en la EOI de Málaga.Siempre he tenido cierta facilidad para los idiomas y dominar otras lenguas es una de mis grandes pasiones. En estos momentos me desenvuelvo bastante bien en inglés y alemán tanto hablado como escrito. Mi intención es aprender al menos 5 idiomas correctamente y la complejidad de las lenguas asiáticas me atrae mucho.

Pero realmente no es que me guste el aprender por aprender y asumir que se sabe algo, sino que me gusta que el aprendizaje sea práctico y aquí es donde llegamos a el verdadero kit de la cuestión, ¿de qué forma podría aplicar esos conceptos lingüísticos aprendidos? Pues en mi caso la respuesta es sencilla: viajando.

En mi infancia tuve la oportunidad de hacer varios viajes con mi familia por Francia y Portugal, en ellos pude comprobar la importancia que tiene manejarse en el idioma oficial del país, no simplemente a nivel de moverse por el mismo, sino por lo gratificante que es poder comunicarse sin las barreras del idioma de por medio y conocer mejor las diferentes culturas.

A medida que fui creciendo llegaron los viajes escolares, en los que me gustaba escuchar las historias que solían contar mis profesores durante las visitas, siempre me mantenía  expectante para conocer detalles para mi hasta ese momento desconocidos, de rincones tan mágicos como La Alhambra de Granada, no me era suficiente con disfrutar de las vistas, sino que tenía la necesidad de conocer las particularidades de esos emplazamientos.

Pasaron los años y poco a poco se va teniendo una relativa libertad para montar tus propios planes,  en ese momento y a la edad de 22 años llegó otro de esos viajes que se recuerdan por algún ápice de novedad que hasta ese momento no se había experimentado, me refiero a hacer un viaje solo. La cita tuvo lugar en la Campus Party de Valencia, una oferta de trabajo de 1 semana en el área de videojuegos, otro de mis hobbies favoritos, la experiencia fue muy buena, conocí muy buena gente y con todo el tiempo libre que tuvimos, pudimos dar un buen repaso a la ciudad, la cual de siempre me ha encantado su estilo arquitectónico. En persona pude comprobar que no siempre hay que rehusar a viajar sin compañía, ya que el mundo es muy grande y en cualquier momento se pueden crear vínculos para toda la vida, casi sin buscarlo.

En esta cita también fui descubriendo otra de mis actividades favoritas en la actualidad, la fotografía, cualquiera que lleve más de 10 años haciendo fotos habrá tenido una cámara de carrete fotográfico y  conocerá su gran limitación, el hecho de que el revelado y la cantidad de fotos que se podían realizar sin dejarse una cantidad de dinero considerable era muy limitadas, durante toda la visita tuve la oportunidad de tener una cámara digital y hacer todas las fotos que quisiera sin miedo a gastar el carrete y encima comprobar al momento si las instantáneas habían salido bien, desde luego en esos momentos me di cuenta que había nacido el pasaíso de la fotografía amateur y ya desde ahí a evolucionar según el instinto de cada uno.

Un año después y cuando se comenzaba a plantear el viaje de fin de carrera a Punta Cana, mi visión de viajar estaba más enfocada a un estilo de viajero independiente que se organizar y prepara el destino por su cuenta. Por ello en compañía de 2 amigos nos montamos una ruta en coche durante 14 días por la Costa Oeste de USA para 2009. Pero antes de partir surgió un brillante acontecimiento, siempre he pensado que mi alma gemela  debería compartir conmigo esa pasión por viajar, no podía dilucidar un futuro sentado en un sillón haciendo zapping con el mando, con todo ese mundo deseoso de ser conocido ahí fuera, conocí a la chica que en este momento es mi pareja y con la que afortunadamente a parte de conectar en muchos otros aspectos, también lo hacemos en esa pasión por conocer nuevos lugares. Muchas veces había pensado como sería un viaje con una persona tan importante sentimentalmente a tu lado y ahora se podía hacer realidad. Pero mi chica no quería entrometerse en nuestro viaje, llevábamos poco y no era momento para interceder en un viaje que con tanto cariño habíamos preparado 3 amigos  desde hace tanto tiempo, por lo que ese viaje juntos se tendría que demorar un poco.

Una vez en Estados Unidos, esa sensación de libertad cumpliendo cada objetivo fijado en nuestro planning nos hizo sentirnos pletóricos, al fin habíamos conseguido realizar el primero de los muchos grandes viajes que nos esperarían en el futuro. Fue sin duda mi pistoletazo de salida en mi misión de conocer el mayor número de países del mundo posibles  y si no tenía suficiente con contar con unos excelentes amigos y compañeros de viajeahora tenía la posibilidad de realizar viajes en compañía de mi chica.

A la vuelta  tuvimos una gran idea comprar un par de mapas y marcar con chinchetas todos los destinos que nos gustaría visitar los próximos años, así cada uno tendría en su cuarto un mapa con una infinidad de ilusiones, que intentaremos que se cumplan poco a poco con el paso de los años.

También hemos configurado una lista con todos los objetivos que nos gustaría cumplir en nuestros viajes, es posible que se vaya ampliando cuando nos surjan más cosas destacadas, podéis ver la lista en:

Ese mismo año preparamos el que fue nuestro primer viaje juntos, pasando la Noche Vieja en Londres. Después de ese han llegado otros viajes a otras ciudades europeas, e incluso hemos dado el salto a otro nuevo continente, Asia, donde hemos cumplido el sueño de visitar Japón, entre otros países. Si quieres ver el listado de nuestros viajes visita: Crónicas de Viajes.

Sumando mi pasión por viajar, mi amor por la fotografía y mi gusto por el uso de Internet, surgió “La Próxima Parada”, un blog de viajes en el que contaría mis aventuras por medio mundo, intentando mostrar mis experiencias de forma que sirvieran de ayuda para otros tantos viajeros que tuvieran en mente un viaje similar o simplemente para aquellos amantes de la materia, deseosos de descubrir nuevos rincones de la mano de mis letras y mis fotografías.

El tiempo dirá cuán grande será este pequeño rinconcito de Internet, pero una cosa tengo clara, mi necesidad de viajar se mantendrá perenne en el tiempo y espero que de aquí a no muchos años se cuenten por decenas los reportajes, crónicas y consejos para viajeros  realizados, ayudando y aconsejando en todo lo que esté en mi mano y si es posible, conocer nuevas amistades a través de este medio siempre serán bien recibidas.

José Carlos DS en la Red

Presencia en Redes Sociales:

Entrevistas & Menciones:

Eventos Blogger & Blogtrips

José Carlos DS.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR